Visor de contenido web

Palacio de Calatayud

El conjunto actual de Micalet 5 es el resultado de la unión de cuatro antiguos edificios, entre los que destacan el Palacio de Calatayud y el llamado Horno de los Apóstoles.

El Palacio de Calatayud es una importante obra de arquitectura burguesa diseñada en 1907 por el arquitecto Juan Luis Calvo Catarineu (1869-1912), siguiendo el estilo ecléctico de finales del siglo XIX con una preferencia por plasmar elementos neobarrocos. La fachada a Micalet 5 se diseña como una gran portada con basamento almohadillado en planta baja y entresuelo y frontón mixtilíneo en el ático, completado con óculos arriñonados y acroteras al estilo neogriego. Las tres plantas principales presentan tratamiento liso de fachada con balcones cerrados centrales y ventanas y balcones laterales bien ordenados y decorados con pilastras rematadas con capiteles corintios.

La puerta principal en arco de medio punto se corona con el escudo del propietario Vicente Calatayud-Fita y Rovira-Merita, caballero de la Orden de Calatrava desde 1890, hijo de Pedro Calatayud Fita, marqués de Cremades, y casado con Pascuala Enríquez de Navarra y Mayans.

En 1913 el arquitecto Vicente Ferrer Pérez (1874-1960) proyecta la ampliación del palacio por la calle Horno de los Apóstoles 1, siguiendo el mismo esquema ecléctico, pero con un predominio de los vanos que ocupan casi la totalidad de la fachada.

Al interior sobresale el zaguán, con revestimiento en las paredes de mármol granate, que desemboca en una gran escalinata de caja cuadrada. Las salas nobles se reparten sobre todo en planta primera y segunda con falsos techos decorados con molduras, que ocultan la estructura en su mayor parte de viguetas metálicas y revoltones, una novedad en el panorama de la arquitectura doméstica del momento. Los suelos originales se cubren con pavimento de baldosines de gres tipo Nolla.

Este edificio se implantó sobre otro también de tipología palaciega, con escalera en patio central descubierto y acceso a través de arcos carpaneles. El actual estudio del edificio puede proporcionar algunas sorpresas por el hallazgo de restos de otros edificios anteriores ocultos bajo las capas de enlucido actuales.

El segundo edificio de gran trascendencia histórica es el antiguo Horno de los Apóstoles, situado en el número 5 de esta calle, en pie hasta su demolición con motivo de las obras de 1987. El horno de pan, como otras instalaciones y servicios (los baños públicos o las carnicerías), fueron durante la Edad Media y Moderna monopolios señoriales, en el caso de Valencia del propio rey, que se fomentaron y de hecho se fueron construyendo desde finales del siglo XIII, una vez asentada la sociedad feudal. En el caso del Horno de los Apóstoles sabemos que el poseedor del horno fue el desaparecido Real Convento de Santa María Magdalena, situado en el entorno del actual Mercado Central.

En los trabajos arqueológicos está previsto el más que probable hallazgo de esta instalación y en concreto el propio horno.